¿IR AL PSICÓLOGO, YO? ¡PERO SI NO ESTOY LOCO!


Cuando te duele una muela, vas directo al dentista y, a parte de un tratamiento, pides algún analgésico para quitar el dolor, y eso no te lo cuestionas. En cambio, cuando te has sentido anímicamente mal, o has tenido alguna decisión difícil que tomar, que te afecte más allá de lo común; no sabes necesariamente qué hacer... ¿será normal? ¿se me irá a pasar sólo?


¡Para eso estamos los psicólogos!, y por ende la psicoterapia. Los psicólogos somos profesionales de la salud, entrenados especialmente para escuchar y acompañar a quién lo necesite, nuestro instrumento de trabajo es nada más ni nada menos que la palabra y en base a eso trabajamos aquí en Centro Terapia (salvo los psicólogos infantiles, que juegan con los niños, SI, juegan). Un psicólogo no es médico, por lo que no puede prescribir fármacos, de eso se encargan los psiquiatras u otros médicos.


Hablar, pero... ¿de qué? Muchas veces nos puede pasar, tanto a ti como a mi, que nos sentimos mal, o andamos bajoneados o ansiosos, pero sin saber bien qué es lo que nos pasa... Un psicólogo puede ayudar en esto: ayudando a formular lo que atormenta, buscar juntos soluciones, hacer una reflexión en conjunto.


¿Por qué te podría dar miedo ir al psicólogo? Hay varias razones: por desconocimiento, por miedo a "escarbar el pasado", miedo a "perder la plata y no ver cambios", miedo a exponer la intimidad y contar cosas que te avergüencen, miedo a ser juzgado, miedo a que los psicólogos estén todos locos, o incluso a volverse loco por el hecho de ir a psicoterapia. Es importante ver qué es lo que te está deteniendo de consultar, ¡incluso comentarlo con la persona que te atienda para que puedan conversar sobre esto!


En general, ¿cómo es?


Todo comienza con unas sesiones, donde tanto el psicólogo como el paciente se presentan y se conocen; para proceder a conversar sobre lo que el paciente necesite. Suelen haber dos sillas o sillones, y los infaltables "pañuelitos". Frecuentemente se rellena una ficha con información del paciente, pidiendo datos personales y preguntándole qué es lo que lo lleva a consultar. El objetivo es construir juntos qué es lo que genera el malestar, y a partir de eso, trabajar, por medio de la palabra. Hay veces que incluso eso ya es aliviador. Jamás se presionará a alguien a hablar de algún tema que no te acomode. Un psicólogo no es un mago ni un adivino, no "leen la mente": necesitan del compromiso y de la apertura del paciente, siempre en un marco de confianza. Muy importante de mencionar es la confidencialidad: todo lo que se converse durante una sesión, quedará en el marco de la psicoterapia, y no será comentado fuera, salvo en el caso de que el terapeuta considere que el paciente corra algún riesgo.


Si te sientes abrumado, frustrado, bajoneado, estresado, ansioso, angustiado, o incluso con "dudas existenciales", la psicoterapia puede ser un camino para generar un cambio. Pide hora en Centro Terapia, nuestros especialistas, psicólogos y psiquiatras estarán disponibles para atenderte. No hay peligros en visitar un psicólogo, lo peor que puede pasar es que todo quede como está. Te esperamos en Centro Terapia, ¡pide una hora!

Posts Destacados
Posts Recientes
Archivo
Busqueda por tags
Siguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Profesionales de:
Contacto:
Conoce nuestra consulta

Cerro El Plomo 5931, Oficina 1706

Las Condes, Santiago, Chile. 
contacto@centroterapia.cl

psiquiatría: +569 6530 8989

psicología y TO: +56 9 6675 7894

 

Estacionamientos disponibles.

A pasos de Metro Manquehue.